alcodenuncias@yahoo.es

Animales Libres de Crueldad y Opresión

El zoo “Parque de las leyendas” en Lima Los zoos no deben existir. No contribuyen con la protección de los animales.

Esta jirafa llamada Domingo llegó desde el zoológico Metropolitano de Chile en reemplazo de la fallecida jirafa Penny. (Fecha: 04/02/18).

Se sabe que un zoológico es un lugar a donde la gente va y paga su entrada a cambio de ver a un animal (que no está en su hábitat natural) en una jaula. Habiendo dinero de por medio es un negocio, y habiendo solo animales enjaulados de por medio, es crueldad.

Fallas que se ven a primera vista en el Parque de las Leyendas.

  • Falta de resguardo a los animales.- No pasó ni media hora desde que llegamos para ver que varias personas aventaban piedras a los cocodrilos que yacían inmóviles en su jaula. Al preguntarle a una de ellas por qué hacía eso respondió: “Para que se mueva”. Esto significa que mucha de la gente que va al zoológico piensa que los animales deben moverse para así entretener más a quienes pagan por verlos. En el lugar no había nadie de Seguridad del Parque a quien darle las quejas. Es que los vigilantes no se dan abasto para tanta gente que va días feriados ni pueden abarcar todo el lugar.
  • No hay personal capacitado.- El hecho anterior trae también a colación que no hay personal capacitado que informe sobre la situación de cada animal, su forma de vida, su hábitat natural, que no son “mascotas”, que no se deben comprar ni vender, la razón de porqué están ahí, etcétera. Solo hay un letrero con una mínima información de la especie animal en cada jaula. Entonces, las personas que entran se van con la misma idea: “los animales son una atracción a la que puedo acceder si pago”. Parece que no existe ninguna intención de parte del Parque de las Leyendas de EDUCAR, solo de LUCRAR.
  • Imitación de hábitats.- Como en los más paupérrimos, crueles e inútiles zoológicos del mundo, las pequeñas jaulas donde se encuentran los animales están ridículamente pintadas con imágenes de cielos, mares y árboles, seguramente con la infantil intención de que los animales crean que están en su hábitat. O peor aún, para que la gente se sienta mejor evocando paisajes naturales… Y es que el Parque de las leyendas ni siquiera tiene una infraestructura apropiada para mantener animales silvestres, sobre todo a aquellos que por su naturaleza tienen que correr o caminar muchas hectáreas o trepar árboles o desplazarse.
  • Las personas que entran.- La cantidad de personas que ingresan al Parque de las Leyendas es abrumadora sobre todo en época de vacaciones y en días feriados. Esto no solamente genera estrés en los animales, que todos los días de la semana tienen que soportar la bulla, miradas, gritos, piedras, etcétera, sino que también es un peligro para los mismos visitantes pues no existen señalizaciones muy visibles de escape ante desastres naturales o incendios.
  • No tienen una infraestructura adecuada.- Techos de calaminas. No hay comederos apropiados sino depósitos y baldes de plástico para la comida. Jaulas de fierro oxidado y corroído. Las “piscinas o lagos” son pozas de medio por tres. Basura alrededor. ¿Cómo se encontrarán los animales que viven en “observación” antes de pasar a la exhibición?
  • Animales solitarios.- Cualquier persona puede darse cuenta (sin ser etólogo o zoólogo) que, por ejemplo, los monos se encuentran estresados, deprimidos y resignados a vivir enjaulados y separados de sus congéneres, viendo troncos que asemejan los árboles en los que ellos deberían estar trepados. En el caso de los papiones solo hay uno en cada jaula. Asumimos que si colocan dos pueden pelear, lo que es una actitud lógica ya que por el encierro los animales tienden a  comportarse violentamente entre ellos. En cambio, en su hábitat forman manadas y su comportamiento es natural y muy diferente pues son libres.
Además de todo esto cada cierto tiempo  hacen conciertos y eventos musicales en el día o en la noche y los animales no solo soportan los cientos de miradas de las personas sino también la bulla.

Esto es solo un ejemplo de lo que logran los zoológicos en la mente de las personas:

Solo logran que la gente piense que los animales son una atracción. Cuantos más, más “diversión”…

 

Objetivos del zoológico:

Si bien el Parque de las Leyendas en un primer momento se concibió con la idea de ser un lugar para educar a las personas propiciando valores y actitudes de conservación hacia los ecosistemas, los seres vivos y los monumentos arqueológicos, esta idea solo quedó en una “lindo objetivo” que se encuentra enmarcado en la pared porque actualmente este recinto no cumple ninguno de esos propósitos, y este desastre se debe a que las herramientas para el objetivo nunca debieron incluir seres vivos, sino documentales, películas, libros, folletos, material didáctico, etcétera, de aquellos animales que deseaban proteger. Lo único que han logrado exponiendo a los animales los 7 días de la semana todos los meses del año, es enseñar a las personas que mantenerlos en cautiverio, a pesar de su estrés, soledad y tristeza, es lo correcto.

Acerca de la sección en su página de “educación” solo vemos cursos lucrativos que conllevan siempre lo mismo: mostrar a los animales bajo cualquier pretexto como el de “conservación de los ecosistemas y los seres vivos” y la “educación ambiental”. Cursos orientados sobre todo a la niñez, seguramente con la intención de seguir implantando en la población la idea de que los animales pueden vivir enjaulados y pueden ser expuestos al público a cambio de dinero. Parece ser que no tienen la más mínima intención de cambiar.

Primate "Papión" quien en su hábitat natural tendría una estructura social amplia y compleja.

Primate “Papión” quien en su hábitat natural tendría una estructura social amplia y compleja. 

Debería ser un centro de rehabilitación para animales silvestres

Tal vez alguno los animales silvestres llegaron a este lugar víctimas del tráfico de fauna silvestre y rescatados de circos como los leones y el otorongo, sin embargo creemos que no ha habido ninguna intención de rehabilitarlos y esto es un error pues existiendo biólogos que trabajan en el Parque y perteneciendo este zoológico al Estado peruano debe haber una partida económica que podría cubrir los costos de un Centro de rehabilitación y el Parque de las Leyendas podría serlo, sobre todo porque el Perú es uno de los primeros países donde el índice de tráfico de animales silvestres es muy alto. ¿Qué hace el Gobierno para revertir este problema? No basta con decir que los animales silvestres no son “mascotas”, ni decomisar algunos que no tienen ni a dónde albergar. Debe existir un Centro de rehabilitación y el Parque de las leyendas muy bien podría ser uno. 

Encuestas realizadas en la puerta del zoológico de Londres, arrojaron que solo 41% de los niños que visitan zoológicos aprenden algo relacionado con la conservación luego de visitar el lugar y el 60% de los asistentes no recordaron la información recibida en el zoológico sobre la conservación.

Formas de suprimir la explotación de animales en el Parque de las leyendas para que sea un Centro de rehabilitación.

  1. Cerrarlo al público. Las entradas podrían ser solo para la Huaca y la exhibición de plantas. Estamos seguros que habría más turismo y recaudarían fondos para el Centro de rehabilitación y no a costa de los animales.
  2. Contratación de biólogos y zoólogos expertos en rehabilitación de animales silvestres.
  3. Solo animales silvestres decomisados del tráfico, venta y circos deberían mantenerse. Y no que sigan comprando ni intercambiando animales de otros zoológicos del mundo. Se sabe que detrás de los zoológicos está el negocio de la caza de animales silvestres.
  4. Que impartan cursos de información sobre el gran daño que la compra/venta de animales silvestres, el tráfico, la caza y la desforestación hacen al Planeta.

Qué podemos hacer para que ya no existan los zoológicos:

  1. Nunca vayas a un zoológicoLos zoológicos no deben existir. No aportan nada bueno a la protección o conservación ni contribuye a acabar con el tráfico de animales silvestres.
  2. No visites el Parque de las leyendas hasta que este se convierta en un centro de rehabilitación. Explícales a tus hijos que ir a estos lugares solo contribuye a la explotación y sufrimiento de los animales.
  3. Si tú colegio o el colegio de tus hijos organiza salidas recreacionales al Parque de las Leyendas, comunícate con alguna organización de protección a los animales para que envíe información y/o realice una charla a los niños explicando por qué no deben ir a un zoológico.
  4. Escribe una carta al Municipio y/o autoridad encargada del zoológico de tu cuidad instándoles a que lo cierren y lo conviertan en un centro de rehabilitación de animales silvestres. 

Nuestra carta enviada al Municipio de Lima solicitando que el Parque de las Leyendas sea un Centro de rehabilitación de animales silvestres.

Darle clic para verla completa.

Parque De Las Leyendas.

Flickr Album Gallery Powered By: Weblizar

Debe haber un cambio.

Sabemos que todo esto es un proceso largo, pero se debería empezar ya y cambiar los zoológicos que existan en el mundo por centros de rehabilitación con puertas cerradas al público. Por ejemplo, en Costa Rica por Ley ya han empezado a cerrar los zoológicos, los que se están convirtiendo en parques urbanos cuyos animales están siendo reubicados poco a poco en reservas  naturales y santuarios. No es una utopía, es una realidad. Si el fin de los zoológicos no es rehabilitar a los animales entonces no tienen razón de existir. 

 

SÍGUENOS

Animales Libres de Crueldad y Opresión

ALCO nace en el 2002 y fue creado para dar educación e información sobre el trato hacia los animales. La educación es la solución.

Más artículos en ALCO

Comparte esta noticia en tus redes favoritas

Déjanos tu comentario sobre este artículo

Facebook

Likebox Slider Pro for WordPress
A %d blogueros les gusta esto: