¿Por qué los espectáculos cruentos no son culturales? Tampoco pueden ser declarados culturales

La cultura en la Constitución

La cultura de la que habla la Constitución nunca se ha referido a los espectáculos de violencia hacia seres vivos, sino a la cultura del lenguaje, a la libertad de la creación en el ámbito intelectual, al folclore, etcétera. Es decir, a la cultura en el buen sentido de la palabra, que nos hace mejores personas y contribuye con el desarrollo del Perú.

Las manifestaciones de grupos de personas que son dañinas para la sociedad por ser violentas, crueles y donde hay maltrato y muerte de seres vivos e incluso de personas, no conducen a la civilización, evolución ni al desarrollo de ningún país y por lo tanto no pueden ser avaladas ni protegidas por la Constitución ni por el Estado.

Legalmente estos espectáculos tampoco pueden ser culturales

Tanto es así que, el Ministerio de Cultura, única autoridad competente, por ley, para declarar espectáculos culturales en el Perú, en enero del año 2015, da la Resolución Viceministerial Nº 004-2015-VMPCIC-MC, que señala en los criterios para otorgar la calificación de culturales a los espectáculos no deportivos, lo siguiente:

“(…) en ningún supuesto, el contenido de los espectáculos deberá vulnerar derechos fundamentales como la vida (artículo 1 de la Constitución); la integridad personal y el bienestar (artículo 2, inciso 1 de la Constitución) de las personas; o subvertir el orden constitucional, el orden público o las buenas costumbres. Tampoco los espectáculos que comporten, directa o indirectamente, una afectación al medio ambiente; o los que conlleven actos de crueldad y sacrificio, innecesario de animales.

La fecha de esta Resolución es del mes de enero del mismo año, pero meses antes, en que se aprobó la Ley de protección animal Nº 30407, en el año 2015. Sin embargo, los congresistas actuaron de mala fe, engañando al Perú, al añadir una excepción justificándola como “cultural”, que blinda contradictoriamente espectáculos que no pueden ser declarados culturales por la autoridad competente, que por ley es el Ministerio de Cultura. El congreso se atribuye competencias que no le corresponden para salirse con la suya.

Durante años hemos sido engañados

Los asiduos a la diversión de torturar animales nos han mantenido engañados durante años aduciendo y repitiendo la cantaleta que estos espectáculos violentos y crueles son culturales y que están protegidos por la Constitución. El Congreso de la República contribuyó siempre con ese engaño al prestarse para legalizar y blindar, sin fundamento ni razón lógica, aquellos espectáculos que nos denigran como seres humanos y deberían haber sido abolidos hace mucho tiempo.

NO SIGAMOS ENGAÑADOS. NO ES LA CULTURA QUE PROTEGE NUESTRA CONSTITUCIÓN. ES SIMPLEMENTE LA “CULTURA” DE LA TORTURA, LA QUE VAMOS A DESTERRAR DEL PERÚ. 

SÍGUENOS

¡FUERZA TOROS!

¡FUERZA TOROS!

¡FUERZA TOROS! por la ABOLICIÓN de las corridas de toros, peleas de gallos y espectáculos crueles con animales en el Perú.

Da tu opinión